¿Qué haría diferente si regresara al mundo corporativo?

¿Qué haría diferente si regresara al mundo corporativo?

En estos son 5 puntos en los que estoy enfocado en este momento de mi vida profesional, sin duda, viendo hacia atrás, me hubieran llevado a un siguiente nivel en mis responsabilidades.

Es increíble ver cómo pasa el tiempo, hace 33 meses que estuve como Director General de Microsoft en México, una maravillosa travesía de más de 22 años. Al salir de Microsoft se me ocurrió crear un plan de estudios que he venido siguiendo con mucho entusiasmo y compromiso. Estoy trabajando con excelentes coaches y mentores y al mismo tiempo asistiendo a cursos en distintas academias, habiendo logrado un par de certificaciones, una como conferencista, otra como coach de alto rendimiento.

Con base en los aprendizajes, reflexiones y una revelación durante la práctica de una meditación, me vino a la mente la siguiente pregunta: ¿Qué haría yo diferente si regresara mañana a la vida corporativa? Interesante reflexión ya que muchos clientes y algunos emprendedores se acercan frecuentemente para preguntarme sobre mi experiencia.

Estas serían las cinco cosas que haría diferente:

1.- Interés por los clientes. Se dice fácil, sin embargo, en mis responsabilidades anteriores el entusiasmo y la pasión por nuestros productos me engrandecían y está bien, la realidad es que el orden debe invertirse, la prioridad está en desarrollar un interés genuino por las necesidades del cliente y de los socios, después el de tus productos. ¿Qué es lo que realmente necesitan tus clientes? Es indispensable obsesionarte en construir propuestas de valor que sean irresistibles para que cumplas y/o logres exceder sus necesidades. En mis reuniones diarias de trabajo reinaría la pregunta ¿qué es lo que realmente quieren nuestros socios y clientes? Ésta debe ser la estrella que te guíe a tus más importantes decisiones en el negocio.

  • ¿Cuándo fue la última vez que hiciste una investigación de mercado? ¿un ejercicio genuino para escuchar a tus clientes?
  • ¿Qué acciones tomaste que mejoraron la oferta o las propuestas actuales con base al estudio que se realizó?
  • ¿Con qué frecuencia te reúnes con los empleados que están constantemente en el frente con tus clientes? ¿vendedores, con las personas de atención en los centros de llamadas? ¿qué te dicen? ¿qué retroalimentación te dan? ¿qué puedes hacer diferente?
  • ¿Quiénes son las personas o modelos por seguir en tu organización que están haciendo un extraordinario trabajo con tus clientes? ¿cómo los puedes ayudar más? ¿cómo otros pueden aprender de ellos?
  • Cuando hay conversaciones internas importantes sobre tus productos y ofertas, ¿qué preguntas se hacen? se preguntan, ¿qué es lo que realmente buscan los clientes?
  • Después de cumplir las expectativas de los clientes, es fundamental analizar si se pueden exceder, si hay posibilidad, es el momento de hacerlo.
  • ¿Qué entrenamientos y capacitación estás dando a tus empleados para que puedan servir mejor? ¿cuál es la frecuencia de este entrenamiento?

Hay muchas cosas que nos podemos cuestionar para mejorar y marcar la diferencia con los clientes, el secreto es sencillo, obsesión por tus clientes. La complejidad es el enemigo número uno de la ejecución en las organizaciones. Estoy consciente que hay empresas y personas con mucha experiencia que entienden mejor que yo lo que estoy diciendo, te invito a que me ayudes a enriquecer este blog con tus perspectivas, a que aportes ideas de lo que hacen en tu organización y nos compartas ejemplos de lo que haces por tus clientes, ¿cuál es tu mejor practica?, compártela.

2.- Obsesión por mi energía y por ende mi resultado productivo. Considero que el mayor reto para las personas en su día a día es el nivel de su energía, la estamina física y mental para poder enfrentar los retos de su vida personal y profesional.  Es decir, cómo podemos generar nuestra propia energía para mantenernos en óptimos niveles de rendimiento y además tener la claridad para enfocarnos en lo importante y no en lo urgente. Las personas de alto rendimiento destinan entre el 50% y el 70% de su tiempo en lo importante y no en lo urgente, dedican su atención a lo que aporta a sus metas y sueños, tienen una gran habilidad en saber decir no. Como presidente de una multinacional me consideraba una persona disciplinada, era estricto con mis hábitos y rutinas de salud, me mantenía en forma para poder enfrentar los retos de la vida corporativa, sin embargo, ahora que he estado aprendiendo y observando a otras personas de éxito, me percato que existen otros métodos los cuales estoy incorporando y que sin duda me hubieran ayudado a manejar mi estrés y mi ansiedad a un siguiente nivel. Hoy he aprendido a generar mi propia energía física y mental, entiendo que existe una diferencia importante entre productividad y tu resultado productivo. El arte reside en que comandes tu tiempo en lo personal y en lo profesional de tal forma que alcances niveles superiores al 50% del tiempo destinado a lo importante y no urgente.

Hábitos de alto rendimiento que he integrado y que comparto en mi proceso de coaching:

  • Tomar 20 oz de agua como mínimo después de despertarte por las mañanas.
  • Estira tu cuerpo, actívalo durante 5 minutos.
  • Ejercítate al menos 10 minutos diarios.
  • Planifica tu día: Es la clave. ¿Qué preguntas te haces por la mañana? ¿qué es lo que tienes que lograr hoy con base en tus proyectos y objetivos más importantes personales y profesionales? Es fundamental dejar de lado las redes sociales, WhatsApp, la prioridad es planear tu día.
  • Toma descansos de 4 a 10 minutos cada 50 a 70 minutos.
  • Toma agua y haz ejercicios de respiración para oxigenarte y elevar tu energía.
  • Deja los problemas fuera de casa.
  • Destina de 7 a 8 horas diarias de sueño.

3.- El poder de tu círculo de proximidad, pensamientos positivos. ¿Quiénes son las personas que están cerca de ti? ¿de quiénes estás aprendiendo? La influencia y la persuasión son un arte, es importante desarrollar mejor estas habilidades, establecer relaciones positivas es fundamental para alcanzar tus metas y sueños en la vida. Este círculo de proximidad debe conformarse por aquellas personas que te van a llevar a un siguiente gran nivel, vas a aprender a ver el éxito en otros y a obsesionarte por crecer. Sumo a esta idea el reto de educar a nuestra mente a mantener consistentemente pensamientos positivos y esto es clave, comienza con la gente que te rodea.

  • ¿Quiénes conforman tu círculo de proximidad?
  • ¿Qué puedes aprender de ellos?
  • ¿Qué pueden aprender de ti?
  • Expresa tus sueños, tus metas, tus emociones, tus miedos y aprende.
  • Toma acción masiva por tu vida personal y profesional.

4.-  Interés por ayudar a los demás. No se trata sólo de mí o de mi empresa, se trata de nosotros. Durante mi gestión en Microsoft, creamos una iniciativa que llamamos www.elevemosmexico.org la cual ha trascendido. Intenta ayudar en la medida de tus posibilidades, experiencia y perspectiva a personas que hoy no tienen a su alcance los medios económicos para tomar programas de capacitación.

  • ¿Qué estás haciendo tu por los demás?
  • ¿Cuál es la estrategia de responsabilidad social de tu empresa?
  • ¿Estás involucrado en algún programa de impacto social?
  • ¿Participas en algún comité de responsabilidad social de tu empresa o en el consejo de alguna fundación? ¿eres voluntario?
  • Todos podemos aportar dinero, tiempo y sobre todo ideas, nuestro mundo está siendo cuestionado, es la era del ser y dar. ¿Qué puedes hacer hoy a los demás?

5.- El único fracaso es no aprender. En la vida corporativa se encierra uno en sus metas y objetivos, vives en una pequeña prisión, es un arte buscar el tiempo para uno mismo. Sin embargo, sí se puede, tienes que obsesionarte para encontrar tiempo para ti, para aprender, crecer y progresar. Busca tiempo para ti, se requiere de disciplina, compromiso y acción.

  • Lee al menos 30 minutos diarios.
  • Contacta a un coach o mentor, es fundamental aprender de otras personas, perspectivas externas pueden provocar cambios importantes en tu vida.
  • Aprovecha el camino a casa escuchando audiolibros o podcasts que te enriquezcan. Nutre tu mente con buenas ideas.
  • Inicia tus sesiones con tu equipo de trabajo resaltando lo positivo, inmediatamente después habla sobre qué quisieras que fuera diferente. Desarrolla el hábito de la escucha activa.
  • Una vez al año o dos busca entrenamientos fuera de tu oficina.

Esperamos que estas pequeñas reflexiones te inviten a tomar acciones concretas para mejorar o bien reforzar tus hábitos y rutinas diarias.

Nuestro éxito será proporcional al nivel de acciones que tomemos en nuestra vida.

Artículo publicado por la revista Forbes México Juan Alberto González Esparza

 

Acerca de Elena

http://www.chavarinvelazco.com/nosotros/

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado, los campos marcados con son requeridos