Seis Recomendaciones para Formar Buenos Hábitos

Inicia el año nuevo y con él viene una que otra desilusión al no poder seguir con las resoluciones que te propusiste para iniciar el año de una manera productiva. Incluso con los mejores planes e intenciones, el fracaso es inminente sin la formación adecuada de estos nuevos hábitos.

Independientemente del objetivo final, ya sea iniciar un negocio, perder de peso, o seguir una rutina matutina; tu verdadero objetivo está en formar los hábitos que te permitirán realizar estos cambios.

Si se te dificulta comenzar, aquí encontrarás seis recomendaciones que te ayudarán a formar buenos hábitos.

1, Divide un hábito grande en varios pequeños.

Usaremos de ejemplo que quieres despertarte a las 5 de la mañana para meditar media hora, seguido por una hora de ejercicio y regresar a tiempo para arreglarte e ir a trabajar.

¿Ya viste el problema? Son demasiados pasos para crear un solo hábito. Trata de desglosarlo y avanza paso a paso, gradualmente.

2. Empieza con el hábito más sencillo.

Siguiendo con el mismo ejemplo, tal vez empieza despertando a las 6:30 de la mañana, en vez de a las habituales 7, y medita unos 15 minutos. Una vez logrado este pequeño objetivo de meditación matutina, tendrás más motivación y fuerza de voluntad para pasar al siguiente paso.

3. Intensifica gradualmente.

Esencialmente, todo se resume en iniciar con pasos pequeños. De esta manera, el hábito será más fácil y mucho más sostenible. Por ejemplo, si ahora puedes despertar a las 6:30, a la siguiente trata de despertar a las 6 de la mañana.

4. No te rindas por un simple resbalón o descuido.

No dejes que un acto pequeño se interponga entre ti y el resultado final. En vez de desilusionarte por ese descuido, piensa en cómo puedes solucionarlo y adaptarlo en tu rutina. Por ejemplo, si no escuchaste tu alarma en la mañana y ahora solo tienes 30 minutos libres antes de arreglarte para ir a trabajar, elige entre meditar o hacer ejercicio. Adapta tu rutina al cambio y no dejes que esto te detenga en los días siguientes.

5. Piensa en qué te impide alcanzar tus objetivos.

Quizás no necesites ajustar tu objetivo, sino reevaluar los pasos que estás haciendo para lograrlo. Siguiendo con el mismo ejemplo, tal vez no despiertas por las mañanas porque te desvelas todas las noches viendo series. Es por esa razón que no duermes lo suficiente y por ende no puedes despertar por la mañana. Es ahí en donde se tiene que hacer el cambio para poder cumplir con la meta de una mañana productiva.

6. Aspira mejorar un 1%.

El mejorar solo un uno por ciento puede generar resultados exponencialmente mejores. Puede no parecer mucho, pero estos pequeños actos pueden acumularse rápidamente. Entonces, si quieres despertar a las 5 de la mañana pero presionas el botón de dormitar unas cinco veces, la siguiente vez intenta hacerlo solo cuatro veces. Hacer ese esfuerzo extra comenzará a sentirse bien y, finalmente, sembrará una semilla para mejorar tu motivación en general en todo lo que hagas.

Forbes: Jennifer Cohen, Enero 2020

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado, los campos marcados con son requeridos