Cena con Carlos Slim

El 19 de Octubre pasado, cientos de personas, pagaron para cenar con el hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim. A pesar de que la invitación indicaba claramente la leyenda “etiqueta rigurosa” aproximadamente el 50% de los invitados hicieron caso omiso a esa elemental regla de protocolo, incluyendo los anfitriones, en eso Tijuana todavía no llega a ser adulta, se muestra en sus personas como la adolescente que es, rebelde, voluntariosa, mal portada, dice a gritos que le falta crecer. El boleto de entrada valió la pena, el Ing. Slim dio un discurso breve pero documentado en cuanto al mensaje y profundo en cuanto a la intensión. Habló de la historia del aparato productivo y su evolución; nos llevó de las monarquías y el Medievo a la revolución industrial y a la blackberry. En la sesión de preguntas y respuestas habló de las carencias de México y de que lo mejor está por venir, algo esperanzador si pensamos el nivel de análisis y acceso a la información del expositor.

Mencionó la importancia de educarnos más y mejor y de que la cultura importa pero primero debemos ocuparnos de la salud, “lo que tenemos que atender hoy con urgencia es a la mujer embarazada, luego al recién nacido, cuidar su nutrición, después todo lo demás”, en esa frase podríamos resumir su postura actual ante la vida, los negocios y México.

Antes de la cena dio una conferencia sobre filantropía, una actividad que hoy ocupa la mayor parte de su tiempo ya que ha delegado la dirección de Grupo CARSO a su primogénito el Lic. Carlos Slim Domit. Más de 1,200 personas abarrotaron el Teatro del CECUT en donde personas se quedaron fuera con el deseo de escuchar al hombre más influyente de México. En su conferencia dijo que “La pobreza se combate con la educación, salud, empleo, fondo de retiro y seguridad. Esas son las áreas que debemos cubrir” Comentó además que la única manera para ser un país competitivo es estar bien educados y que por eso él fomenta la educación digital.

En su recorrido por los pabellones de Tijuana Innovadora Slim felicitó a los jóvenes que entusiastas se fotografiaron con él y se dijo orgulloso del desarrollo de la Industria en Tijuana, comentó que Tijuana pasó de ser una ensambladora de partes para ser una desarrolladora de tecnología y procesos productivos que son buscados por inversionistas en el mundo entero.

Slim se mostró seguro, contento y dispuesto con todo aquel que se quiso fotografiar con él o le quiso hacer un comentario. En 1990 su fortuna ascendía a 4,000 millones de dólares hoy la ha incrementado 14.5 veces, o la ha incrementado en 2,700 millones de dólares cada año. El hombre más rico del mundo es, sin embargo, humilde con todos y sencillo en su trato.

 

Manuel Chavarín

El autor es Director de Chavarín Velazco Consultores

 

 

Acerca de Elena

http://www.chavarinvelazco.com/nosotros/

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado, los campos marcados con son requeridos