Cómo cuidar la chamba


Como consultor de empresas en Tijuana, platico con frecuencia con ejecutivos que tienen miedo ante los constantes recortes de personal que actualmente se están dando en empresas locales y multinacionales, dice el viejo refrán que cuando veas las barbas de tu vecino cortar…, por lo tanto aquí presento una serie de consejos prácticos sobre la mejor manera de cuidar la chamba en estos tiempos.


Dese crédito

Muchas veces como empleados asumimos una actitud de modestia ante nuestros logros que nos genera un aura de superioridad y seguridad personal, en estos tiempos no lo haga, le puede costar caro, no quiero decir que camine por la empresa con sus trofeos en la mano pero sí que reconozca ante sí mismo y sobre todo ante los demás cuando le den crédito por un logro laboral. Si le dicen que su proyecto o aportaciones fueron un éxito diga gracias y mencione a quienes le ayudaron, de esa manera no solo habrá tomado el crédito que usted merece sino que lo hará también por aquellos que en ese momento no están y también deben recibirlo. Si usted comparte su crédito con otros lo verán como un generador de talento dentro de la empresa.

Ofrézcase para trabajar más
Si en su empresa se requiere apoyo los fines de semana o en las tardes, ofrézcase como voluntario, este tipo de detalles son los que lo harán imprescindible ante la organización, si usted es tacaño hacia la empresa, no se puede quejar de que la empresa sea tacaña con usted.

Platique con su jefe y con el jefe de su jefe
Una de las formas más fáciles de estar en la mente de los tomadores de decisiones dentro de la organización es hablando con ellos sobre las oportunidades que usted ve para la empresa. Si usted quiere causar una buena impresión en su jefe o en el jefe de su jefe no hay mejor manera de hacerlo que tocando un tema concerniente al futuro de la organización. Si se encuentra a su jefe en la cafetería de la empresa dígale algo como “me enteré que nuestro competidor más importante va a abrir una nueva división en Guadalajara, ¿qué piensa nuestra empresa hacer al respecto?” de esa manera lo verán como alguien informado sobre lo que pasa afuera y comprometido con el futuro de la organización.

No sea alguien muy demandante
Personas que requieren mucha supervisión, mucha motivación externa, muchas porras, son las primeras en salir de las organizaciones. Trate de dar resultados con lo que la empresa pone a su disposición y mejor aun si trata de manera consistente de dar mejores resultados usando menos recursos. Si usted ha logrado hacer mas eficiente su departamento comparta este conocimiento con cuantas áreas puedan usarlo y así será visto como un elemento que le agrega conocimientos nuevos a la organización. Así difícilmente lo dejarán ir.

Llegue temprano y sea productivo
Es obvio decirlo pero en estos tiempos llegar tarde a trabajar y pedir permiso para salir antes es un lujo muy peligroso, evite además usar su computadora para chatear sobre asuntos personales en horas de trabajo ya que esto puede ser muy mal visto por sus compañeros y superiores, trate de ser productivo. Llegar a la hora es también indicador de que quiere ser compatible con la empresa. Otros intentos de ser compatible es respetar el código de vestido y cuidar la imagen física. Tratar de ser compatible incluye evitar hablar mal de la empresa, cuando habla mal de la empresa con sus colegas puede parecer malagradecido, cuando habla mal de la empresa fuera de ella puede parecer desleal y conflictivo, es mejor no hacerlo.

Platique con su jefe sobre su propio desempeño
Muchas veces tenemos miedo de platicar con nuestro jefe sobre nuestro desempeño porque tememos que de esa junta vamos a salir con más trabajo, qué grave error. En muchas ocasiones la primera vez que los ejecutivos van a hablar sobre su desempeño en la empresa es en la reunión en la que la empresa los despide, que no le pase lo mismo. Planee con su jefe una reunión en donde le pueda preguntar abiertamente como ve su propio desempeño, vaya preparado con un cuaderno para tomar notas y comprométase a hacer cambios y evaluarlos con él cada 3 meses, de esa forma será usted quien organice y dirija su futuro y nadie más. ¿Por qué esperar a que el jefe nos llame para hablar de nuestro desempeño, cuando nosotros podemos ir a preguntar?

Cuide su activo más importante
Si usted trabaja para una empresa y depende de su sueldo para vivir, debe cuidar el activo más importante que tiene: Su prestigio. Haga un esfuerzo por construir una imagen profesional dentro y fuera de la empresa, tenga en cuenta que a veces el ridículo que se hace en una cena de negocios por beber o hablar de más es comentado en los pasillos de la empresa en horas de oficina y definitivamente puede impactar una carrera. El prestigio cobra mayor importancia cuando se es líder, si usted ocupa una posición de liderazgo en la empresa, use los momentos informales como la carne asada con los compañeros para dar reconocimiento y fomentar la unión del equipo, si usted es un líder en la organización, lo es también después de la hora de salida, véase a usted mismo como fuente de inspiración para sus subordinados y sobre todo recuerde que lo quiera usted o no, con sus acciones, siempre está comunicando algo.

Lic. Manuel Chavarín Millán
El autor es Consultor de Negocios y Director de Chavarín Velazco Consultores

manuel@chavarinvelazco.com

Acerca de Elena

http://www.chavarinvelazco.com/nosotros/

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado, los campos marcados con son requeridos