El coaching ejecutivo eleva la productividad de las empresas

El coaching ejecutivo eleva la productividad de las empresas

Contar con un coach resulta decisivo, no solo para ayudar al ejecutivo a tener mayor perspectiva y visión del negocio, sino para conseguir el máximo rendimiento de sus equipos de trabajo.

El director de European Executive Coaching, Jorge Palacios, analiza las características y virtudes del Coaching Ejecutivo en una entrevista reveladora.

¿Qué es el Coaching Ejecutivo?

Jorge Palacios: Si queremos definirlo de una manera sintética y concreta, podemos decir que el Coaching Ejecutivo es un proceso que ayuda directamente al ejecutivo para que éste consiga de sus equipos de trabajo y colaboradores el máximo rendimiento, pero desde un enfoque de cambio y transformación personal y profesional. Eso se consigue identificando y liberando todo el potencial de las personas que reciben el coaching, ayudándolos a superar sus propios obstáculos, paradigmas, barreras y creencias que puedan limitarlas. Eso va permitirles brindar lo mejor de sí.

Para ayudar y guiar al ejecutivo hacia la obtención de sus objetivos, el coach crea conciencia, desarrolla todo el potencial de la persona, potencia sus habilidades y competencias organizacionales y personales. En suma, le inspira hacia un cambio para su mejora.

¿Realmente es imprescindible para las empresas recurrir al Coaching Ejecutivo?

Eric Schmidt, CEO de Google, dijo en una entrevista: «everyone needs a coach». Y es que contar con un coach es determinante para contribuir en el ejecutivo a tener perspectiva y visión de su empresa y del negocio. El coaching es un proceso individual y personalizado de práctica efectiva de liderazgo, que basado en un proceso de aprendizaje, produce una transformación personal y profesional al directivo. Es un aprendizaje en base a un objetivo planteado por el ejecutivo que quiere orientarse a un resultado concreto y es medible en el tiempo.

Se trata, por lo tanto, de dotarle al ejecutivo de herramientas para que con éstas pueda ampliar límites y romper barreras en función del propio potencial que libera. Para ello, desde el proceso de coaching al ejecutivo se le proporcionan palancas de reflexión y movilización que abren nuevas posibilidades a la hora de actuar para así transferir rápidamente a su rol laboral unos resultados específicos y esperados sobre objetivos determinados. Así, maximiza su desempeño dentro de su compañía u organización. En síntesis, el objetivo principal del Coaching Ejecutivo es lograr un cambio sostenido en la conducta de un ejecutivo para la mejora de su rendimiento.

¿Cuáles son los beneficios concretos que brinda a las organizaciones que optan por esta herramienta?

Sin duda, los beneficios de recurrir a procesos internos o externos de Coaching Ejecutivo son múltiples. La primera de ellas es la utilidad práctica e inmediata de este modelo; pues desde el primer momento, a través del coaching, el ejecutivo reflexiona acerca de sus conductas actuales de liderazgo y éstas a adónde le está conduciendo, así como qué es lo que quiere o necesita cambiar de ellas. Ya de por sí, estos cuestionamientos llevan a procesos de escucha activa y feedback, y es el inicio de su «nuevo viaje de liderazgo». Este se realiza mediante un plan de acción diseñado entre Coach y Cliente, consensuando otras maneras constructivas de generar resultados y abriendo nuevas posibilidades orientadas a la acción.

Por otro lado, la notable mejora en la eficiencia, desempeño y productividad de los colaboradores es otro beneficio claro. Esto es así porque permite desarrollar una nueva cultura en la que las empresas confían en el compromiso y responsabilidad de sus empleados, que trabajan con una clara orientación a resultados.

¿Se han realizado estudios para averiguar su real impacto en las empresas?

Claro. Por ejemplo, Manchester Inc. ha publicado los resultados de un estudio que cuantifica el impacto en los negocios del Coaching Ejecutivo. El estudio incluyó a 100 ejecutivos, en su mayoría de compañías del Fortune 1000. Las compañías que proporcionaban coaching a sus ejecutivos obtuvieron mejoras en su productividad, calidad, servicio al cliente y mayor agregación de valor para los accionistas. Asimismo, tenían menos reclamos de clientes y podían retener y fidelizar a ejecutivos de talento y alto potencial que habían recibido coaching. Adicionalmente, la inversión de una compañía en coaching para sus ejecutivos tuvo un ROI medio de casi seis veces el coste del coaching, es decir, un 600% de incremento de productividad.

Por todo ello, actualmente el Coaching Ejecutivo se posiciona como la herramienta más eficaz de gestionar personas a través de generar un vínculo emocional entre ejecutivo y colaborador, donde ambas partes cierran un compromiso conjunto, aunando intereses.

¿Qué es lo que hace diferente el coaching a otras alternativas que buscan mejorar el desempeño de los ejecutivos?

Se trata de un cambio mental en todos los sentidos. Es un paradigma diferente: en lugar de ejercer un estilo de liderazgo basado en el control y el mando, el coaching ejecutivo tiene un enfoque en la otra persona. A través de un entorno de conversación y confianza sólidos, el Coach apoya a su colaborador para potenciarle su autorresponsabilidad, su motivación y satisfacción, su cumplimiento de compromisos adquiridos, etcétera. Se busca una relación interpersonal integradora y de colaboración donde exista un claro pacto entre los objetivos del cliente-empleado, con los del equipo de trabajo y con los de la empresa. Todo en beneficio de los resultados.

¿Qué habilidades desarrollan los líderes a través del Coach Ejecutivo?

A través del coaching, el líder amplía su perspectiva aprendiendo y profundizando en modelos, actitudes y herramientas de mejora de las relaciones interpersonales, de desarrollo de nuevas habilidades de liderazgo y de mejora de las capacidades para superar las barreras frente al cambio. De esta manera, el líder aprende a desarrollar su empatía, a escuchar, generar confianza y reforzar el compromiso con sus colaboradores. Asimismo, aprende a tener en cuenta «la voz» de su gente, a mejorar la calidad de sus relaciones interpersonales, así como a desarrollar una orientación positiva en su manera de comunicarse y expresarse.

Como refiere Richard Leider, pionero del Coaching Ejecutivo, se trata de un potente diálogo tendente a la acción. La finalidad de conversar entre coach y cliente es producir resultados.

Autor desconocido, publicado para Info Capital Humano.

Acerca de Elena

http://www.chavarinvelazco.com/nosotros/

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado, los campos marcados con son requeridos