Los 4 hábitos de las personas más agradables en tu oficina

Los 4 hábitos de las personas más agradables en tu oficina

El hecho de establecer buenas relaciones con tus compañeros de trabajo, no solo te hará el más popular en la oficina, sino que también te pondrá en la vía rápida para una promoción.

Esta historia apareció por primera vez en The Muse, un destino web con oportunidades de trabajo emocionantes y asesoramiento profesional experto. ¿Adivina qué rasgo considera el 41% de los gerentes de contratación más importante que el coeficiente intelectual? Inteligencia emocional. Es una de las palabras de moda del 2015 que quizás escuchaste en más de una ocasión, ¿pero realmente entiendes lo que significa?

Cuando tienes un alto ecualizador, eres hábil para identificar y regular tus propias emociones, así como las emociones de los demás. Suena genial ¿verdad? Después de todo, ¿quién no querría contratar a personas que sean capaces de hacer esto? Ah, y no es importante solo cuando estás tratando de ser contratado, también es una clave importante mientras estás en el trabajo. El 58% de los factores de tus éxitos se le pueden atribuir a la inteligencia emocional. Si desea evaluar qué tan alto es el suyo, o si está buscando formas de mejorarlo, consulte los cuatro hábitos de las personas emocionalmente inteligentes.

1.Toman pausas

Durante momentos de alta energía o tensos, los colegas con alta inteligencia emocional nunca reaccionan sin primero hacer una pausa y hacer un balance de la situación. Este breve descanso les da la oportunidad de revisar objetivamente lo que está sucediendo y evitar que digan o hagan algo impulsivo.

Aquí están los tipos de cosas que estas personas consideran durante esa pausa:

  • ¿En qué estado de ánimo está la otra persona? ¿Está ansioso, enojado, molesto, estresado, decepcionado?
  • ¿En qué estado de ánimo estoy?
  • ¿Qué puedo hacer para que ambos nos sintamos mejor?
  • Si no puedo hacer nada, ¿hay algo que pueda decir para tranquilizar a la otra persona?

La pausa te ayudará a encontrar la respuesta adecuada y te ayudará a evitar decir algo que luego lamentarás.

2.Hacen muchas preguntas

¿Cuál es la mejor manera de descubrir cómo se siente alguien? Haz muchas preguntas. Las personas emocionalmente inteligentes utilizan una serie de preguntas para hacer que aquellos con quienes hablan se sientan cómodos, lo que generalmente hace que se abran y compartan más.

Por ejemplo, esto es lo que puede parecer un intercambio:

Persona 1: Oye ¿cómo va tu día?

Persona 2: Va bastante bien. Estamos tratando de terminar esta presentación antes de mostrarla en la conferencia.

Persona 1: Que bien, ¿la conferencia es en un par de días verdad? ¿han tenido problemas?

Persona 2: Bueno, ha sido difícil reunir a todos los miembros de nuestro equipo en la misma sala a la vez. Todo el mundo termina trabajando en su propio tiempo, pero luego no es cohesivo.

Persona 1: Se escucha difícil, ¿pero todo funcionó?

Persona 2: Sí, eventualmente, pero nos tomó tiempo aprender…

te sorprenderás de lo rápido que los compañeros de trabajo serán honestos contigo cuando hagas preguntas y escuches.

3.Se reflejan

Las personas con alta inteligencia emocional entienden intuitivamente que analizar cómo se sintieron y cómo actuaron en el pasado les ayuda a ser más deliberados y conscientes en el futuro.

Por ejemplo, cuando llegan a casa de mal humor, no sacan el día de la mente de inmediato y no se van con el entrenador. En su lugar, se toman tiempo para pensar qué les molestó y por qué.

Para entrar en este hábito, escoge de tres a cinco veces al día para tener un chequeo de tu estado anímico. Elige las emociones principales que estas experimentando, luego identifica qué factores contribuyeron a cada una.  Con el tiempo verás patrones: ¨Hablar con Alex me pone ansioso¨, ¨Escribir un artículo antes del mediodía me hace sentir más concentrado todo el día¨, y así sucesivamente. Entonces podrás optimizar tu vida en torno a estos patrones.

4.Empatizan

Los compañeros de trabajo emocionalmente inteligentes se ubican constantemente en situaciones de otros. Esta tendencia hace que sea más fácil comprender por qué sus colegas están haciendo lo que están haciendo y responder adecuadamente.

Digamos que su jefe entra, claramente al borde, e inmediatamente comienza a interrogarte sobre tu progreso en un proyecto que te asignó ayer. Lo que tú haces es:

A)¿Inmediatamente ponerte a la defensiva?

B)¿Recuerdas que un empleado clave acaba de renunciar y que necesitas encontrar un reemplazo mientras tu manejas su carga de trabajo?

La segunda respuesta es mucho más probable que te mantenga tranquilo y en control. Y si no puedes pensar en ninguna razón por la cual alguien podría estar agitado, piensa en cuántas cosas estás tratando de resolver y que tu gerente no conoce. Todo el mundo tiene algo que hacer. Con el tiempo, puedes enseñarte a ser más inteligente emocionalmente. No solo serás más feliz, sino que también harás que otras personas se sientan mejor.

Escrito originalmente escrito por Aja Frost para The Muse.

Acerca de Elena

http://www.chavarinvelazco.com/nosotros/

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado, los campos marcados con son requeridos