Los 5 hábitos que le ayudarán a desarrollar una mentalidad poderosa

Los 5 hábitos que le ayudarán a desarrollar una mentalidad poderosa

¿Qué distingue a las personas exitosas de las demás?

Las personas de mentalidad fuerte tienen desarrollada su auto confianza y esto se refleja en que son decididas, se enfocan en sus objetivos, crean soluciones a las adversidades de la vida y se dan valor ante los demás sin que por esto sean percibidos como engreídos o desconsiderados. Una persona con una mentalidad poderosa será capaz de influir en otros y gozará de altos niveles de energía.

Cinco hábitos para fortalecer la mentalidad

El proceso de desarrollar una mente fuerte ha sido una constante en la historia de la humanidad. En muchos campos la ciencia ha apoyado en el desarrollo de la mentalidad; en el campo militar, se han hecho esfuerzos por ver cuales circunstancias pueden hacer que un soldado pueda salir exitoso de una situación que lo lleva al límite; en los deportes, deportistas de elite han probado diferentes rutinas y hábitos para superar la presión del juego; en el mundo de los negocios, se hacen esfuerzos cotidianos para conocer los efectos de la presión en el desempeño así como las alternativas más rápidas para triunfar en un mundo cada vez más demandante.

En todos los casos, hay al menos cinco aspectos en común que, si se transforman en hábitos, permitirán tener una mentalidad más fuerte, lo que traerá como consecuencia una personalidad más decidida y mejor plantada para tomar decisiones y alcanzar objetivos.

Aprender a gestionar las emociones

Quienes tienen una mentalidad fuerte procesan la información emocional de una manera asertiva (dicen lo que piensan y sienten). Las emociones son información útil, las emociones no son buenas ni malas, lo que es bueno o malo es lo que hacemos como producto de sentir la emoción. Por ejemplo, una persona capaz de gestionar adecuadamente sus enojos será capaz de:

  1. Identificar el enojo cuando surge.
  2. Se pregunta la razón de la emoción (el enojo es una reacción ante una amenaza) de tal manera que es capaz de identificar con claridad el origen de la emoción.
  3. Valida que la emoción tiene una causa real y que debe gestionarla.
  4. Evalúa la reacción más adecuada

Enfoque en el objetivo

Está comprobado científicamente que las personas que se enfocan en el logro de algo específico lo logran con más facilidad que las personas que no tienen claridad al respecto. Esto no tiene nada que ver con las energías del universo o con la metafísica sino más bien se relaciona con nuestra capacidad para observar con más facilidad aquello que buscamos consciente o inconscientemente. Piense en la experiencia de aquellos que adquieren un automóvil rojo por primera vez y que inmediatamente empiezan a encontrar un número mayor de autos rojos circulando por las calles de los que antes percibían, tener en mente nuestro nuevo carro rojo nos hace más capaces de identificarlos en la calle. Lo mismo sucede con los objetivos, cuando los tenemos en mente los podemos realizar más fácilmente porque somos más capaces de encontrar en nuestras vidas las oportunidades que nos acercarán a su consecución.

Perseverar en los momentos en que surgen dificultades

Una persona mentalmente fuerte tiene muy desarrollada su resiliencia, que es la habilidad de sobreponerse a enormes desafíos. Aunque parezca un contrasentido, nuestra capacidad para actuar y perseverar está directamente relacionada con nuestra consciencia de que no somos perfectos o invencibles. Sólo aquellos que se consideran infalibles se desmoronan ante las adversidades. Las personas que tienen una mente poderosa son personas orientadas a la acción que consideran los errores como naturales oportunidades de aprendizaje y no como derrotas.

Mantener la gratificación en mente

La mayoría de las personas buscan una gratificación instantánea, ser de mentalidad fuerte implica reconocer la importancia de los premios que nos podemos dar, pero al mismo tiempo, la habilidad para aplazarlos. Cuando nos damos una recompensa después de lograr algo estamos reconociéndonos como merecedores de aprecio y reconocimiento. Nosotros seremos más propensos a incrementar el compromiso hacia el logro de los objetivos si establecemos la rutina de celebrar y despreocuparnos una vez que lo hayamos logrado. La ciencia ha comprobado que la habilidad para aplazar las recompensas es una característica de personas que han sabido evitar caer en problemas como la postergación, las adicciones o las conductas violentas.

Empezar por aquello que da miedo

El miedo acumulado o sorpresivo puede ser paralizante, pero el miedo puede también hacernos huir a gran velocidad, la parte útil del miedo es la precaución y la sobrevivencia. El miedo es una emoción básica que nos ha acompañado desde los orígenes de nuestra especie y gracias a la cual, según los expertos, pudimos evolucionar a lo que somos. Las personas poseedoras de una mentalidad poderosa son capaces de utilizar el miedo a su favor; cuando se encuentran ante algo que los atemoriza inmediatamente toman “cartas en el asunto” evitando que el miedo los paralice o los orille a tomar decisiones inadecuadas.

 
Artículo originalmente escrito por Lic. Manuel Chavarín, Director de Chavarín Velazco Consultores.

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado, los campos marcados con son requeridos

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>