Todos contra Slim


En fecha reciente recibí un e-mail que decía que Carlos Slim es muy mal empresario, las razones que se exponían eran que hizo negocios valiéndose de sus relaciones con el gobierno, que tiene acceso a información privilegiada, que sus empresas no han hecho ninguna aportación al mundo, entro otras afirmaciones. El e-mail remataba diciendo que por cada pobre en México, Slim tenía 1000 dólares; se sugería que esto es una injusticia inaceptable. También se hacía una comparación entre Bill Gates y Carlos Slim, como te podrás imaginar en dicha comparación Slim no salía muy bien librado ya que según este e-mail, Bill Gates es casi La Madre Teresa de Calcuta y Slim la viva imagen de Satanás.

Así como Bill Gates apoya fundaciones en el mundo, así lo hace Carlos Slim, La Fundación TELMEX es la más importante de México en cuanto a apoyos en desgracias naturales y patrocinio de becas, entre otras. Pero no me interesa promover a Carlos Slim, no lo necesita.
Yo creo que ni Carlos Slim ni Bill Gates son unas “blancas palomas”, tampoco estoy de acuerdo en la actitud maniquea que nos invita a ver en alguien solo lo malo y en otro solo lo bueno. Para exponer mi posición me gustaría hacerte, querido lector, algunas preguntas:

  1. ¿Habrá algún lugar en el mundo en donde los empresarios multimillonarios no se beneficien de la política?
  2. ¿Habrá un lugar en el mundo donde las empresas que no generan ingresos acaben con la pobreza de la gente?
  3. ¿Tenemos la certeza de que las empresas de Slim no han inventado nada? (Por cierto, las empresas de Slim inventaron el prepago telefónico, tan de moda en EU hoy en día)
  4. ¿Será cierto, como sugiere este e-mail, que acabando con Slim acabaremos con los problemas de México?

Me es difícil entender nuestra manera de pensar como nación. Nuestros vecinos del norte se enorgullecen de sus empresarios, los estudian, les inventan anécdotas, los hacen mitos vivientes; nosotros por el contrario los ofendemos, aminoramos y desvirtuamos.

Solamente hay un empresario mexicano de la talla de Carlos Slim en México y el mundo. En lugar de presumir que este exitoso señor está hoy en los cuernos de la luna, en lugar de decir que es un Rey Midas o de vanagloriarnos por los empleos que generan sus empresas en el mundo, los mexicanos hemos optado por hacer lo mismo que con nuestro único astronauta, nuestra única campeona golfista o nuestros futbolistas. En situaciones como estas la verdad da vergüenza ser mexicano.
Bill Gates y Bill Clinton admiran a Carlos Slim, lo han manifestado públicamente. Nosotros nos burlamos de él.
De hecho mientras escribía esta participación para Revista Campestre se dio a conocer que el 14 de Junio del 2010 dio inicio el programa “Salud 2015 Mesoamérica” el cual es la primera asociación público-privada entre los países de la región, el Gobierno español, la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF), el Instituto Carlos Slim de la Salud (ICSS) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para reducir las brechas de equidad en salud que padecen las poblaciones en extrema pobreza.

Yo me pregunto: ¿Qué se necesita para ser buen empresario en México?, ¿es necesario hacer un gran descubrimiento?, ¿se necesita dejar todo el patrimonio a los pobres al momento de morir?, ¿se debe ser siempre popular con las decisiones que se tomen?; alguna vez le preguntaron a Milton Friedman (Premio Nobel de Economía, 1976), cuál era la responsabilidad social del los empresarios, Friedman contestó:
“La responsabilidad social de los empresarios es generar dinero”.

Es por eso que yo deseo más éxito para Don Carlos Slim, que genere muchos empleos, muchas nuevas empresas, que siga comprando empresas de Telecomunicaciones en Italia, EU, Canadá, Alemania, Francia, España, Todo Sudamérica y África. Yo quiero de esos empresarios para México, de los que saben generar mucho dinero haciendo y comprando empresas.
O si no, ¿de cuales empresarios queremos?

Manuel Chavarín
El autor es Director de Chavarín Velazco Consultores

manuel@chavarinvelazco.com

Acerca de Elena

http://www.chavarinvelazco.com/nosotros/

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado, los campos marcados con son requeridos